Vilnius, descubre siglos de historia judía

Capital y ciudad más poblada de Lituania, Vilnius se encuentra a orillas del río Neris, y es considerada una de las mayores joyas del país. La capital lituana cuenta con el mayor casco antiguo del este de Europa. Un entramado de callejuelas con imponentes monumentos, que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El punto neurálgico de la ciudad se encuentra en la plaza de la Catedral. Rodeada por algunos de los edificios históricos de la ciudad, es donde se encuentra la catedral de San Estanislao y San Vladislav, la principal iglesia católica de Lituania. Muy cerca de la catedral se encuentra el bello Palacio de los Grandes Duques de Lituania, otra visita obligada. La historia de Vilnius y su gran valor artístico se entremezcla con la ciudad moderna y avanzada, creando una joya de ciudad. Tranquila, pero dinámica, con numerosos atractivos para sus visitantes.

Todas las ciudades del mundo tienen algunas historias interesantes y leyendas del pasado. Y Vilnius no es una excepción. Al caminar por las calles medio vacías a última hora de la tarde o a primera hora de la mañana, a veces se puede sentir que esta ciudad tiene mucho más que decir que sólo las cosas que realmente se pueden ver. La capital de Lituania tiene un pasado fuerte y difícil, y mirando a través de las ventanas de las viejas casas del casco antiguo, se puede sentir. Casi todos los rincones y casas antiguas de Vilnius tienen algo de historia y a veces incluso misterio. Esta vez, hablemos de la Plaza de la Catedral de Vilnius y del Campanario del siglo XIII, la Torre que formaba parte de la muralla defensiva de Vilnius.

La Torre del Campanario es un objeto importante de la Basílica de la Catedral de Vilnius, que data del siglo XIII. El campanario atravesó todos los tiempos difíciles de la historia de Vilnius. El campanario estaba sufriendo los incendios y las guerras. Hoy en día, se pueden ver los ladrillos dañados y las piedras ennegrecidas, que marcan una difícil historia de la torre. Desde el principio, la torre formó parte de la muralla defensiva de Vilnius. Más tarde, en el siglo XVI, la torre se convirtió en un campanario de la Catedral de Vilnius. La altura del campanario es de 57 metros, y los visitantes pueden subir a la planta superior de la torre (50 metros) y disfrutar de las impresionantes vistas de Vilnius.


Publicación vista 5 veces.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario