El Rape


Este pescado blanco apenas tiene espinas, aporta proteínas de alto valor biológico y muy poca grasa: 2 g por 100 g de carne de rape.

Por su textura y lo fácil que es retirar las espinas antes de guisarlo, suele ser uno de los pescados que mejor aceptan los niños. El rape admite todo tipo de preparaciones y se puede servir caliente o incluso frío, en ensaladas o con mayonesa. Las partes que por lo general más utilizamos son:

• Los lomos para hacerlos al horno o cortados en supremas. En dados resulta perfecto para guisar.
• La cabeza y la espina son excelentes para hacer caldo.
• Los cachetes (son como las carrilleras del pez) son una parte muy apreciada por su sabor y textura.
• También se pueden encontrar las colas congeladas. Se trata en este caso de una variedad africana que resulta mucho más económica. Por otra parte, los ejemplares pequeños (llamados sapitos) son perfectos para 1-2 raciones.



Negro y blanco, el primero es mucho más sabroso y de mayor calidad pero solo podremos saberlo al eviscerarlo, por la coloración de una membrana interna que rodea los intestinos.





Receta vista 1 veces.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario