Las Paraguayas


Jugosas, frescas y dulces. Es la carta de presentación de esta fruta veraniega, también conocida como “melocotón chato”. En conserva, combinada con yogur o cereales, en mermeladas, tartas o bizcochos, la paraguaya es ideal para la elaboración de todo tipo de postres.

De potente sabor y piel aterciopelada, la paraguaya se recoge entre los meses de junio y septiembre y, al igual que el melocotón, cuenta con un amplio catálogo de variedades. De pulpa blanca o amarilla, con vetas en la piel, con estrías verdosas o rojizas… Todas ellas de gran calidad y sabor. Una fruta original y refrescante que inevitablemente asociamos a las vacaciones de verano.



• Comprar piezas limpias, sin manchas perceptibles ni partes blandas.
• Conservar siempre en el frigorífico un máximo de tres días. Las paraguayas maduran extremadamente rápido.
• Como cualquier fruta con hueso podemos consumirla al natural o incluirla en la elaboración de helados refinados, confituras, tartas… ¡Pero siempre en verano!





Receta vista 2 veces.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Deja un comentario