El Melón


El verano es la temporada de esta fruta que forma parte de la cultura popular en tantas partes del mundo. Refrescante, de grandes propiedades hidratantes y energéticas, el melón puede combinarse con dulces y salados para aliviar tus días de calor.

Hoy en día lo podemos encontrar en los mercados durante todo el año, pero sólo cuando llega el calor nos ofrece la máxima expresión de su sabor.



• Escoge uno sin manchas, cortes o golpes en la cáscara.
• Siempre el melón más pesado (generalmente los melones de cáscara gruesa son los más jugosos y de mejor sabor).
• Es importante que desprenda un olor dulce. Así será su sabor.
• Ni demasiado verde, ni demasiado amarillo. En el punto medio está su punto exacto de maduración.
• Cuanto más rayada tenga la piel, mejor será.




El típico melón español. De forma alargada y corteza fina de color verde con características manchas oscuras. Pulpa blanca, compacta y crujiente.




Un melón redondeado y de cáscara lisa y consistente de color amarillo o verde pálido. Pulpa verde o anaranjada según el tipo. Es perfecto para la elaboración de gazpachos, sopas frías y cócteles.




De origen americano, es el más producido del mundo. Un melón esférico, de piel rugosa y fina y una pulpa de color salmón muy aromática que contiene altos niveles de azúcar.




Se trata de un melón pequeño y esférico, de color verde que vira al amarillo intenso en la madurez. Piel dura, textura rugosa y pulpa muy dulce. La variedad ideal para mezclar con jamón.





Receta vista 10 veces.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Deja un comentario